Mis tuits

Tuits que me gustan

El misterio del kinder malo

Crecí en Bulgaria durante comunismo, y en como en casi todos los países comunistas, no había mucha variedad de nada.

Es un rasgo de la igualidad y de “todos somos iguales”.

Bueno, en Bulgaria…

…había dos tipos de coches.

Lada y Moskvitch.

Las Ladas venían en dos colores… blanco y negro.

El Moskvitch era más guay ya que venían en verde y verde oscuro.

Había solo una marca de chocolate y era rusa (y asquerosa).
Había solo un sabor de helado (y era horrible)

No había plátanos ni naranjas ni piñas.
No había vaqueros y todo el mundo más o menos vestían con la misma ropa.

Bueno, un día mi madre volvió de un viaje a la República Checa con dos regalos que había comprado en el mercado negro.

Uno para mi y otro para mi hermana mayor.

Era el mejor regalo que un niño podía desear.

Llevaba chocolate suizo.
Un juguete
Y una sorpresa.

A ver.

Imagina que un político catalán separatista hablando en la tele sobre “España nos reprime”, cuando cinco Guardias Civiles borrachos vienen y le pegan una tremenda paliza en vivo.

Pues, para un niño de un país comunista un huevo kinder es un regalo aún más grande.

Es el mejor regalo del mundo.

¿Y?

Pues mi hermana abrió su huevo kinder y vio que dentro había tres piezas.

Al ensamblarlas tenía un guerrero comanche y un caballo.

De puta madre.

Cuando abrí mi huevo y me comí el chocolate vi que había unas piezas para ensamblar un tipo de vehículo.

¿Un tanque?
¿Una moto?
¿Un avión de guerra?
¿Un submarino?
¿El cohete de Yuri Gagarin, el primer hombre que fue al espacio?

¿Qué?

Lo ensamblé vi que era en vehículo más cutre del mundo.

Cutre, cutre.

Era una camioneta de 3 ruedas de esas que los campesinos usan para llevar cerdos al matadero.

O sandías al mercado.

Joder.

Mi hermana tenía un guerrero comanche y yo una camioneta cutre salchichera

“Es lo que hay”, dijo mi madre.

Pues, no sé.

Creo que estuve todo un día llorando.

Tenía 4 años, 3 juguetes rusos que ya estaban rotos, y nunca había estado tan decepcionado en mi vida.

Mi hermana, como buena hermana mayor, me dijo que JAMÁS podía jugar con su guerrero comanche indio.


-¡Es mio!


Bueno.

Han pasado 33 años y hoy, cuando me estaba afeitando, me he acordado de esa camioneta de los cojones.

No sé porqué.

Se lo dije a mi hermana por whatsapp y ella no se acordaba para nada de su indio comanche.

Para nada.

¿Por qué será?

Ahora, para aprender cómo hacer correos memorables y adictivos, echar un vistazo aquí…

… 30 días – 60 e-mails
Suscríbete a la lista

 

 

Al suscribirte recibirás emails diarios con ofertas de Nicolás Reyes y te puedes dar te baja en cualquier momento.

2018-05-05T12:13:20+02:00

About the Author:

Hola, soy Nicolás. Soy de Suecia aunque no lo parezca y te puedo enseñar cómo vender con email usando el fenómeno psicológico conocido como..."El Síndrome de Estocolmo". Para empezar - suscríbete a 30 días - 60 emails.