Mis tuits

Tuits que me gustan

Lo que un hombre que engaña a las suecas no hace

Escucha.

Uno de los personajes más famosos de la época en Inglaterra, era una
mujer llamada Nell Gwyn.

Nell, era bueno… ¿cómo la puedo describir?

Nell era una hija de puta.

En el buen sentido.

Su madre llevaba un prostíbulo y a Nell le tocó servir copas a los clientes.

A los 12 años la madre subastó su virginidad y Nell consiguió su primer cliente exclusivo.

Para ganar más dinero, empezó a vender naranjas en las entradas de los teatros e iba escotada para atraer a más clientes.

Era una “chicas naranja”.

Al rato, el rey Carlos II quitó la ley que impedía que las mujeres pudieran ser actrices.

Y, como la mayoría de actrices eran prostitutas que usaban el teatro para promocionarse, los clientes usaban a las chicas naranja para mandar cartas a las prostitutas ya que ellos no tenían acceso al “backstage”.

Nell Gwyn empezó como mensajera, y luego directamente ofrecía sus servicios a los hombres.

Y, como caía bien a los actores, se hizo actriz.

Se lió con un actor famoso y empezó a actuar en el palacio del rey.

Él se medio enamoró de ella y acabó siendo su amante.

Nell que vio había pegado un braguetazo, se dejó embarazar.

Le pidió una casa
Le pidió un sueldo
Le pidió un mayordomo.

Y el rey se lo dio todo.

Con el tiempo Nell era conocida como la actriz más famosa de Inglaterra.

Es como si Elsa Pataky fuera la amante de Felipe.

Pues nada.

Un día estaba un su carroza cuando un plebeyo la vio y la llamó “putón”.

¡Putón!
¡Putón verbenero!
¡Cacho puta!

El cochero se bajó y empezó a darse de hostias con el otro hombre.

Nell, sacó la cabeza por la ventana y dijo…


“Yo SOY un putón.
Búsquense otra razón para pelear”.


Y eso es lo que un hombre que engaña a las suecas y vende con email NO hace.

Mira.

Si un suscriptor está suscrito con todo Dios, y se descarga todos los leadmagnets gratuitos que existen, pero nunca se compromete con nada, nunca compra, nunca implementa y solo salta de un sitio a otro como un mariposón, pues muy bien.

Genial.

Ahora, si tú defiendes a los mariposones para que no se vayan volando de tu lista, pues hazlo.

En serio, hazlo.

Solo ten en cuenta que ellos se ríen de ti porque saben bien que son mariposones.

Saben que no son serios.

Saben que son tacaños.

Saben que la profundidad les asusta.

Ahora, para aprender cómo atraer un cliente más serio, pues eso es lo que yo enseño hacer en…

… 30 días – 60 e-mails

Suscríbete a la lista

 

 

Al suscribirte recibirás emails diarios con ofertas de Nicolás Reyes y te puedes dar te baja en cualquier momento.

2018-06-23T15:00:11+02:00

About the Author:

Hola, soy Nicolás. Soy de Suecia aunque no lo parezca y te puedo enseñar cómo vender con email usando el fenómeno psicológico conocido como..."El Síndrome de Estocolmo". Para empezar - suscríbete a 30 días - 60 emails.