Mis tuits

Tuits que me gustan

Regalo 59 € 2019-10-11T23:59:36+01:00
el dentista que es bueno para tu lista

Si quieres aprender a vender con email,
esto te interesa.

Una noche calurosa en un piso en Sarrià, con la intención de peliculear con una catalana de 25 años que estudiaba cine en la Universitat de Barcelona, acepté con mala cara su sugerencia de ver una película dirigida por Lars von Trier, un director danés que es una auténtica patada en los cojones.

La película, que se llama Nymphomaniac, solo la recomendaría a quien jamás quisiera volver a ver en la vida.

En serio, no la veas.

La película va sobre la vida de una ninfómana (la de arriba), experta en el sexo y en el comportamiento de los machos, que empieza a trabajar cobrando deudas para un mafioso.

¿Cómo las cobra?

Pues, primero encuentra el trapo sucio del moroso y luego lo chantajea hasta que pague la deuda más unos intereses desorbitados.

Un hombre casado que en secreto desea que un enano disfrazado de Mary Poppins le meta un paraguas por el ojete en un motel barato, o a quien le gusta montar tríos con una oveja blanca y un negro sobre unas sábanas blancas en el Sheraton, la debería temer porque la tipa se las sabe todas.

Un día le toca cobrar una deuda a un hombre que no responde a ninguna de las perversiones tradicionales.

La tía pilla un cabreo y manda a sus gorilas a secuestrar al moroso y a atarlo a una silla.

La ninfómana le dice…


– No puedo encontrar nada de ti, pero mi experiencia dice que ningún hombre es perfecto.

Por suerte, tienes un detector de verdades MUY fiable.


… y luego le baja los pantalones, le agarra el miembro flácido y le cuenta historietas verdes sobre desviaciones sexuales como el sadomasoquismo, el fetichismo y todo lo demás.

¿Y?

Pues nada.

Pero nada de nada.

La cosa no se le pone dura.

El moroso es más asexual que los seguidores del gabacho con los dientes podridos y los seguidores de los budas de los embudos.

Esta deuda se quedará impagada piensa la ninfomaníaca.

Pero, cuando la loca está a punto de darse por vencida, se le ocurre contarle una última historia pero realmente, realmente repugnante.

Algo muy desviado.

Le dice…


– En tu camino a casa, pasas por el parque.
Y algo te hace parar.
Escuchaste algo.
Sí, eso es.
Se oye a los niños en el patio de recreo.
Te sientas en un banco cerca del reloj y los ves jugar.
Hay un niño pequeño en shorts.
Él está jugando en la caja de arena.
Te mira con esos ojos azules.
Él te sonríe.
Creo que él va hacia ti.
Se sienta en tu regazo y te mira a la cara.
Y le dice que le gustaría ir a casa contigo.
En casa, tú no puedes dejar de pensar en desnudarse juntos.
Se arrastra hasta ti.


¿Y?

Pues, la sangre que el moroso tenía en la cabeza le baja a otro órgano y, aparte de la deuda, la ninfómana sabe que cobrará un generoso bonus, ya el que moroso amarrado, que luce con una erección que serviría para anunciar la Viafra 3.0, es un puto pedófilo.

Qué asco.

Qué puto asco.

El moroso empalmado le confiesa que jamás ha actuado de acuerdo con sus deseos y le ruega que no revele su oscuro secreto a nadie.

La ninfómana le asegura que se quedará callada, pero en vez de cortarle la pija, como buena ninfómana que es, se la…

Chunga, chunga es la historia esta.

Bueno, estás en www.palabrasquevenden.es e igual te estás preguntando…


¿Y por qué carajo me ha contado eso?

 

Pues, para hacerte saber que mi “leadmagnet” de abajo…

… no es la típica mierdecilla gratuita que solo ocupa espacio del disco duro, que sería mejor utilizado guardando contenido apto para peliculear con catalanas pretenciosas de 25 años.

Para nada.

“El dentista que es bueno para tu lista” es una entrega mi curso de suscripción mensual.

De un valor de 59 €.

Que podrás descargar sin pagar absolutamente nada. 

¿De qué va?

Pues va de vender.

Va de ventas.

En “El dentista que es bueno para tu lista”, muestro cómo cerré una venta usando el teléfono, un bloque de apuntes y una tarjeta de visita.

Nada más.

Un teléfono.
Un bloque de apuntes.
Una tarjeta de visita.

No es algo que me haya inventado.
No es algo teórico.
No es algo que haya traducido de algún experto estadounidense intentando pasarlo como si fuera mío.

En “El dentista que es bueno para tu lista”, muestro cómo vendí espacio publicitario a una clínica de dentistas que cuando trabajé como comercial para una empresa en Barcelona.

Comercial a puerta fría.

Los dentistas no tenían ni idea de que nosotros existíamos.

No nos conocían.

No habían leído la revista en la vida.

De hecho, la revista es en inglés y los dentistas no la podían leer.

Levanté el teléfono.
Marqué el número.
Hice una par de preguntas.

Luego acabaron firmando un contrato de 599 € + IVA.

Entonces…

Primero enseño cómo cerré esa venta usando tres secuestros mentales, y luego mostraré como usar esos mismos secuestros mentales para hacer una cosa mucho más importante.

Algo que se puede masificar. 

Enseñaré cómo vender con email.

Es decir, si prestas atención y si alguna vez en tu vida has ido al dentista, vas a poder aplicar los secuestros mentales que enseño, para vender con email.

Venga…

Suscríbete a 30 días - 90 emails

 

 

Al suscribirte recibirás emails diarios con ofertas de Nicolás Reyes y te puedes dar te baja en cualquier momento.