Mis tuits

Tuits que me gustan

La semana que fui sadomasoquista

2015 fue un año raro para mí.

Barcelona está llena de start-ups “cool” y agencias de marketing digital, pero yo, después de llevar un tiempo en el paro, sin buscar nada de trabajo, tomé una decisión.

Empecé a vender espacio publicitario para una revista gratuita de guiris.

Puta madre.

Vaya ide-ota.

Escucha.

Los lectores de aquella revista son guiris que no hablan español.

Los anunciantes son empresas locales cuyos dueños no hablan inglés

A parte, anunciarse es casi 10 veces más caro que cualquier otra revista, y la gente lee menos revistas ahora que antes.

Bueno…

El segundo error que cometí fue cuando me puse a visitar a ootodos los ex-clientes creyendo que iba a ser fácil que convencerles de volver a anunciarse.

Mi compañero, un marroqui de clase alta que vestía camisas Armani y odiaba a los moros más que Torrente, me dijo…”eso es una mala idea”.

Calla moro.

No le hice ni caso.

Yo tenía una estrategia co-jo-nuda.

Llamé a los exclientes y les expliqué que en vez de poner un logo o una foto de tienda, podrían hacer un anuncio de respuesta directa.

Podrían generar leads en vez de vender marca como si fueran coca-cola.

¿Y?

A casi todos les encantaba la idea.

Iba a las reuniones.
Les explicaba mi idea
Todo el mundo me decían que les parecía muy interesante,

Pero, las reuniones acababan igual.

No vendía un carajo.

¿Por qué?

Pues, la quedaba conmigo no porque tenían ganas de aprender sobre marketing directo, quedaban conmigo para cagarse en las falsas promesas que el último comercial les había vendido.

Era por eso que quedaban.

Era eso que querían.

Cagarse en la revista y el comercial.

Lo de marketing directo les parecía interesante, pero no superaba la decepción que sentían con su último anuncio.

Bueno.

Perdí una semana quedando con gente que me recibía con brazos abiertos para luego mandarme al carajo.

Pero, luego me di cuenta que yo era igual de emocional que ellos.

Yo seguía la lógica que es más fácil vender algo a un ex-cliente que un cliente nuevo.

Y en teoría lo es.

Pero esta revista, que solo vendía humo, el caso era al revés.

Vender a ex-clientes era una pérdida de tiempo, y en la mayoría de casos una misión imposible.

Pero bueno, yo esto no lo quise ver.

La razón porque estaba quedando con ex-clientes era para evitar lo que en realidad me asustaba un montón.

Llamadas en frío.

Y aún peor, visitas a puerta fría.

Tenía miedo de quedar con gente nueva que igual me iban a mandar al carajo, y por eso quedaba con gente vieja, que al final también me gritaba.

Es lo que hay.

Ahora.

Me divierte pensar en la gente que nunca ha vendido algo en persona que quiere aprender a vender online.

Nadie les grita
Nadie les insulta
Nadie les miente.
Y nadie les manda a tomar por el culo.

Es todo tan seguro y tan aislado.

Cuando están de bajón, se van a un grupo de facebook para celebrar su nuevo triunfo…

 

“¡wow! un blogger ha respondido al comentario
que colgué en su blog, ¡estoy recibiendo tráfico cualificado!”

 

Moñas.

Ahora, si eres un poco “sado”, y no te da miedo de que un suscriptor te grite cuando se da de baja, pues suscríbete a… 30 días – 60 emails.

Suscríbete a 30 días - 90 emails

 

 

Al suscribirte recibirás emails diarios con ofertas de Nicolás Reyes y te puedes dar te baja en cualquier momento.

2018-05-25T00:21:46+02:00

About the Author:

Hola, soy Nicolás. Soy de Suecia aunque no lo parezca y te puedo enseñar cómo vender con email usando el fenómeno psicológico conocido como..."El Síndrome de Estocolmo". Para empezar - suscríbete a 30 días - 60 emails.